ENRICO CARUSO

ENRICO CARUSO

viernes, 24 de enero de 2014

Adolph's Asti was an Italian restaurant in New York City's Greenwich Village .

Adolph Asti fue un restaurante italiano en la ciudad de Nueva York Greenwich Village . Era único en que muchos de los camareros eran profesionales de ópera cantantes que realizar de forma rutinaria para los huéspedes de restaurantes. Asti abrió por primera vez en 1924, y fue abierta por más de 75 años antes de cerrar a principios de 2000.Situado en E. 12th St. en Manhattan , Asti se inició en 1924 por Adolph Mariani (el abuelo de la ópera gran Lorenzo Mariani ). El restaurante cerró en 2000, y el espacio es ahora el hogar de un Strip House restaurante as paredes de Asti ofrecieron muchos enmarcadas, fotografías autografiadas de cantantes de ópera del pasado y presente, entre ellos Enrico Caruso , Beniamino Gigli , Giovanni Martinelli , y Jerome Hines . En el centro del restaurante era un piano de cola junto a una pequeña plataforma a un escenario con un micrófono. Durante una noche típica en Asti, miembros del personal de servicio se realice de forma espontánea un aria o dos en el escenario. Un invitado restaurante podría ser invitada a cantar también. Otras actividades salvajes y locos vez en cuando se llevará a cabo, tales como encender las luces bajas, mientras que varios de los invitados marcharon por el restaurante en las máscaras, al son de la música de "espeluznante". Una característica habitual fue una actuación en la que alguien vestido como un chef pizzería sería "ceremonialmente" girar alrededor de un grupo de masa de pizza, aunque Asti realidad no sirvió pizza.Tarifa Asti consistió principalmente en pastas , mariscos y platos de carne. También tenían una larga lista de vinos.


The walls of Asti featured many framed, autographed photographs of opera singers past and present, including Enrico Caruso, Beniamino Gigli, Giovanni Martinelli, and Jerome Hines. In the center of the restaurant was a grand piano alongside a small stage-like platform with a microphone. During a typical evening at Asti, members of the waitstaff would spontaneously perform an aria or two onstage. A restaurant guest might be invited to sing as well. Other wild and crazy activities would occasionally take place, such as turning the lights down low while several of the guests marched through the restaurant in masks, to the sound of "spooky" music. One regular feature was a performance where someone dressed as a pizzeria chef would "ceremonially" toss around a clump of pizza dough, though Asti actually did not serve pizza